jueves, 5 de abril de 2012

Quien siembra vientos recoge tempestades: poesía al vuelo.

5 de abril de 2012 intervalos de viento fuerte en el litoral de Almería




Hombre, haz que el nombre del viento
sea el tuyo.


No dices que has comido pan azul
en las manos del loco.
había viento y
había bondad
en las manos del loco
Elise Plain, Pan para la princesa.


Salgo a la calle y todo
me lo trae el viento menos tú.
Germán Guirado, Menos tú.




Soñar es ser
un héroe abandonado:
la soledad del viento.
Ana Gorría, Araña.


El clima del mundo
vuelve y se va y el viento vibra
y vuela
esta cajita de música química.
Sofía Rhei, Química.



Libre albedrío: puede Dios dar cien rodeos para finalmente explicar por qué deja que una hambruna mate a un niño, pero será inútil que trate de justificar por qué permite que el viento derribe un árbol.
Camilo de Ory, 300.
Llega un viento
que me arroya el alma, lleno de rostros inocentes. Me siento en el
umbral de tus labios como un poema pequeñísimoooooooo.
Begoña Callejón, Cenicienta en Sangre.



El viento arrastra pavesas y ceniza. Apenas veo más allá de la niebla perpetua y del humo, gris y compacto, de las últimas hogueras. Solo hay silencio y nada en el paisaje, soledad material y campos arrasados. 
Francisco J. Martínez Morán, Peligro de vida.



No eres una ciudad especial por nada en concreto.
Eres una de tantas.
El viento es tu habitante más antiguo.
La luz te vuelve servicial o industrial.
En tu interior procrean violonchelistas, peluqueras, asesinos
siguiendo las mismas leyes que rigen nuestros átomos.
Estíbaliz Espinosa, papel a punto de.



la carne crecerá como pan sobre los tendones, y los cuatro vientos

insuflarán aliento a los pulmones de los muertos

Martín Espada, Soldados en el jardín.

Tus palabras son de viento adoro estar junto al fuego oliendo quemarse el
laurel de los días tus palabras son amplias se oyen en campo abierto también en
lo interno de los muros en las venas de las plantas se escriben solas en los cielos
Maite Dono, Circus girl.



Si no hay viento
la bandera no es más que un trapo.
Si lo hay
todo cambia, sin embargo:
y la bandera entonces
vuelve a ser
un trapo.



Era un viento y un soplo de mar,
un niño sonriendo al mismo mar
y unas rosas prendidas de azabache.
Teresa Domingo, Luzbel de penumbra.





esa luz lleva
rachas de viento y ceniza. pavesas de incendios internos. me reflejo
en las llamas y contraigo mis músculos al calor de hogueras de huesos
y esquirlas.


Sara R. Gallardo, Epidermia.






¿Cómo resolverán la luz, el viento
su paso por tan tensa encrucijada?
Lorenzo Oliván, La noche a tientas.

El día se oscurece,
la muerte se disfraza de tempestad
y abordan la nave, insaciables,
vientos y olas.
Carles Duarte, Los inmortales.

Todos nuestros libros aquí 

1 comentario:

+Mara Blackflower+ dijo...

Tercer día de viento huracanado en Almería. Se te mete en la cabeza y forma remolinos.